¿Más latinoamericanos en la Bundesliga?

La globalización del fútbol está cambiando un poco la tendencia y, la difusión que está teniendo el fútbol alemán, hace que los jugadores de nuestro continente vean con buenos ojos jugar en la Bundesliga.

285005
False

La Bundesliga ha sido siempre un reducto difícil para los jugadores de nuestro continente. Hemos visto a muchos compatriotas desembarcar en España, Italia o Inglaterra, y muchos menos en Alemania. La globalización del fútbol está cambiando un poco esta tendencia, y la difusión que está teniendo el fútbol alemán en todo el mundo, especialmente en Latinaomérica, le dará otro empujoncito.

Para los jugadores existen una serie de barreras a la hora de decidirse por la Bundesliga. Alemania es un país más frío que la media de Europa, mucho más que España o Italia. No es casualidad que el torneo tenga 34 fechas y no 38, porque en enero aquí no se puede jugar al fútbol, por el crudo invierno. Es también un argumento relativo, porque el clima es mucho mejor que el británico, en donde la niebla y las lluvias son constantes.

Creo que la gran barrera es el idioma. Los jugadores más cultos del mundo es posible que, además de su lengua materna, hablen inglés, o francés. Pero, seamos honestos: ¿quién habla alemán fuera de Europa? No es casualidad que el Bayer 04 Leverkusen tenga una historia de éxito con latinoamericanos como Ze Roberto, Placente, Vidal y, actualmente, Chicharito o Aranguiz. Ellos tienen un departamento de asistencia al jugador extranjero, que les da todas las facilidades para insertarse en una cultura bien diferente.

La integración con el grupo de trabajo no es un problema, porque los compañeros, entrenadores y directivos, en todos los clubes, son muy receptivos con los extranjeros. El alemán lo es en general, haciendo todos los esfuerzos por hablarle a uno en inglés, o hasta intentar un español atravesado. Esto no pasa en Francia o en España. Si no hablas su idioma estás en problemas.

La última barrera tal vez es la económica, ya que los clubes de la Bundesliga tienen una administración responsable, siendo que 13 de 18 equipos de primera tuvieron ganancias en la última temporada. Por tanto, cada incorporación debe asegurar presente, futuro y la certeza de que el jugador se adaptará e integrará, no queriendo irse a los seis meses. Muchas veces prefieren jugadores austríacos, polacos o turcos, que no sufren tanto la distancia y el desarraigo.

Pero hay muchos beneficios que los jugadores descubren cuando llegan acá, y que puedo conversar con ellos cada vez que nos vemos, siendo que yo también soy un expatriado, con una experiencia similar. En la parte deportiva, en Alemania se apuesta a los proyectos, y hay muchos casos de entrenadores y grupos que permanecen años en el club, a pesar de malos momentos transitorios.

El trato con los hinchas es otra cosa que todos valoran. Puedes irte al descenso y caminar por la calle al otro día, que nadie te vendrá a reclamar que ha pasado. Los alemanes no son invasivos de la privacidad de los jugadores, que pueden llevar una vida normal, a pesar de ser estrellas. Recuerdo que Batistuta contó que sólo una vez fue a comer a un restaurante con su mujer en Italia, y la gente se le sentaba en su mesa para hablarle.

En el contexto de Europa, Alemania es la primera potencia económica, gracias a un sistema que funciona, tanto en su burocracia, como en cuestiones como seguridad, salud y, sobre todo, educación. Para los jugadores con familia, que descubren esto, es un fuerte argumento que muchas veces los motiva a no querer irse de aquí.

Arturo Vidal nos dijo en una entrevista que su hija está aprendiendo mucho, que su hijo juega al fútbol y está feliz aquí, y que eso para él es lo más importante. Marco Fabián aprendió alemán en 5 meses (un récord), y después del esfuerzo inicial, hoy disfruta de los beneficios del método de trabajo y sacrificio alemán. No es casualidad que esté en su mejor momento. Chicharito encontró un país que le abrió las puertas, un club que le dio todo lo que no recibió en España e Inglaterra, y lo hizo ídolo en un año. Nadie le reprocha su reciente falta de gol (es un tema del que no se habla en Alemania, sólo en México), porque entienden que hoy el funcionamiento del equipo tampoco lo ayuda como en la temporada anterior.

Estoy convencido de que muchos latinoamericanos van a empezar a considerar la Bundesliga como opción, y es cuestión que los clubes también exploren estas experiencias, apoyándose en los casos exitosos de los mecionados Vidal, Chicharito, Aranguiz o David Abraham, capitán en el mejor Frankfurt de los últimos tiempos. Y se los digo por experiencia, si vienen, y pasan los seis primeros meses de adaptación, no va a ser fácil que los convenzan irse de un país tan evolucionado y de una liga tan seria y profesional.

Deja tu comentario