El "Modelo Bundesliga": Finanzas sólidas, jugadores jóvenes y estadios llenos

Ezequiel Daray nos brida detalles sobre las cifras que maneja el fútbol alemán y su diferencia con el inglés.

289874
False

La DFL (tal como se conoce a la Asociación de Clubes de la Bundesliga) presentó un detallado balance de todo tipo de números, y algunos de ellos realmente impresionan. Todos sabemos que es un fútbol ordenado, con equipos que gastan responsablemente y con mucha gente en los estadios. Pero verlo en cifras puede incrementar esta percepción.

Veamos algunas:

En la temporada pasada 18.799.915 personas concurrieron a los estadios en los partidos de la Bundesliga y Bundesliga 2. Es la segunda cifra más alta de la historia, apenas superada por la de la temporada por el aforo de la temporada 2011/2012.

MIRA LA TECNOLOGÍA APLICADA EN EL ALLIANZ ARENA

CONOCE AL "CAÑÓN DEL GOLEADOR" DE LA BUNDESLIG

Es un número grande, pero si lo dividimos por la cantidad de partidos llegamos a un valor que llama la atención. En cada encuentro de la Bundesliga había, en promedio, 42.421 espectadores, y 19.017 en la segunda división. Estos “42 mil”, representan un récord absoluto en Europa, siendo que una gran cantidad de estadios en Alemania tienen una capacidad que ronda las 30 mil plazas. Esto quiere decir que el lleno es total, compensado por estadios grandes como el del Dortmund, Bayern, Schalke o Hertha.

Otro número grande es el de recaudación de dinero. En toda la temporada, los clubes de primera división recaudaron 3.240.000.000 euros. Esto, como veremos en el siguiente párrafo, se ha logrado con estadios llenos, muchos espónsors y derechos de televisión. Vale aclarar que, a partir de la temporada 2017/2018, el monto recibido por los nuevos derechos de TV se incrementará “apenas” un 85%, acercándose a lo que percibe la Liga española, y todavía por detrás de la Premier.

 

¿Cómo ganan este dinero? Del 100% de euros que recauda un club, la venta de entradas representa un 16,26%, la publicidad 23,81%, los derechos televisivos 28,77%, las transferencias 16,41% y el merchandising 6,22%, por citar algunos ingresos. De estos números se puede sacar una gran conclusión: la Bundesliga no “necesita” vender jugadores. Los clubes se desprenden de sus estrellas, sólo si esto representa un negocio, que le permitirá comprar estrellas futuras.

Ahora bien, ¿qué hacen con tanto dinero? Hay dos premisas que casi todos los clubes siguen: invertir el dinero en jugadores jóvenes, como acabamos de decir, y modernizar constantemente la infraestructura de los estadios y campos de entrenamiento.

No es raro entonces que los 18 clubes de la Bundesliga hayan obtenido ganancias positivas en la temporada, y 13 de ellos hayan recaudado más de 100 millones de euros, cada uno. Esta situación sólo se había dado en 2006, gracias a los ingresos generados por la Copa del Mundo.

Los ingresos se incrementaron un 23%, y los costos se mantuvieron controlados. Para los equipos, el 35% de sus gastos son los sueldos del plantel y el cuerpo técnico. Si comparamos los ingresos de los clubes versus lo que gastaron en pagarle a sus jugadores, vemos que la incidencia del costo del plantel se redujo en un 32%, respecto de la temporada pasada. Austeridad y contratos racionales, ¿no?

No pretendo hacer un curso de finanzas en esta nota, pero las cifras ayudan a explicar los fundamentos de la Bundesliga. En el futuro aumentarán los ingresos, como decíamos, por los derechos de televisión. Pero, viendo lo citado anteriormente, no esperemos que los clubes salgan a tontas y a locas a pagar cientos de millones por estrellas fugaces. No es el estilo alemán, ni en el fútbol ni en las finanzas hogareñas.

El alemán promedio no se endeuda, usa poco la tarjeta de crédito y nada se compra en cuotas. Cada inversión se decide en forma concienzuda, si se tiene el dinero y si va a reportar un beneficio. Bueno, los clubes se comportan igual. El Borussia Dortmund invirtió más de 130 millones de euros en jugadores esta temporada. Con ese dinero compró 9 jóvenes, como Emre Mor, Alexsander Isak, Raphael Guerreiro o Ousmane Dembélé. Es casi el mismo dinero que el Manchester United pagó por Paul Pogba.

No quiere decir que el modelo inglés esté mal, sino que es diferente a un modelo alemán que se basa en: finanzas sólidas, jugadores jóvenes y estadios llenos.

Deja tu comentario