Mayweather y McGregor ahora se muestran políticos y correctos

Luego de la locura vivida el martes en su acción con los fans, la conferencia de prensa fue por caminos protocolares. Nuestro enviado explica el porqué de esta bipolaridad de las personalidades más excéntricas de los deportes de combate.

319471
Compartir video
Insertar video
Tamaño del video

En una pelea cuyo gran componente de atracción está en las dos personalidades que se enfrentarán el sábado en el T-Mobile Arena jugar metafóricamente con el componente psicológico de cada escena entre ambos es una tentación difícil de rechazar. Así es que, si el martes Floyd Mayweather y Conor McGregor desataron el pandemónium en su presentación con los fans, la conferencia de prensa nos llevaría a diagnosticar (siempre en el terreno lúdico) un caso severo de bipolaridad por lo político y correctos que estuvieron ambos peleadores.

Las medidas de seguridad, que el martes en el Gran Arribo habían sido desbordadas, esta vez fueron estrictas y nadie cruzó la línea. Había pocos lugares entre los oradores más allá del de los peleadores. Representantes del MGM Grand (hotel oficial de la pelea), Showtime (la cadena que transmitirá el evento en Estados Unidos) y hasta Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), que, con un guiño cómplice de Mayweather, diseñó un llamativo cinturón (“The Money Belt”) para la ocasión.

¿Cómo ver la velada?

México, Centroamérica y Caribe: transmite FOX Sports en su canal y la app. Las preliminares inician a las 6 de la tarde (hora de México)

Chile: mediante FOX Sports Premium y la app. Si no lo tienes contacta a tu operador de TV paga. Las preliminares inician a las 20.

Sudamérica (excepto Chile): con el paquete FOX Premium y la app de FOX. Si no lo tienes contacta a tu operador de TV paga. Las preliminares inician a las 20 de la Argentina.

Una faja que pesa 1,5 kilogramos en oro, posee 3360 diamantes, 600 zafiros, 160 esmeraldas y se realizó en cuero de cocodrilo termina siendo una gran jugada de marketing por parte del CMB para subirse a una pelea en la que no hay campeonato en juego.

Pero se decía que fue todo calmo en esta conferencia de prensa que terminó siendo más una puesta en escena para agradecer a los patrocinadores y empresas involucradas. Muy diferentes a las locuras que protagonizaron ambos contendientes en el tour mundial que los llevó por Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido.

El maestro de ceremonia fue Leonard Ellerbe, presidente de Mayweather Promotions, la empresa que lleva adelante la promoción de la pelea. El carácter organizativo de la promotora de Mayweather se notó claramente y en cierto sentido la UFC quedó de costado, quizás por decisión estratégica. Lo cierto es que no figura en toda la cartelería oficial de la pelea y hasta en cierto sentido Dana White, presidente de la empresa líder del mundo de las MMA, lo dio a entender con un escueto discurso de agradecimiento de apenas 30 segundos cuando le tocó su momento de hablar.

De hecho, Ellerbe le tuvo que recordar que debía el presentar a McGregor porque White ya había tomado asiento sin cumplir con esa parte del protocolo.

“Me preparé muy duro para demostrar quién es el jefe. Tengo las habilidades para derrotarlo y mostrar que estoy a otro nivel”, adelantó el irlandés.

Por su lado, Mayweather, fue un tanto más emocional evocando las 15 veces que estuvo en la misma posición que en ese momento en el MGM Grand. También apeló a sus 21 años de carrera en los que nunca conoció la derrota y hasta tuvo tiempo de agradecer a su familia por el apoyo.

“No hay que subestimar a Conor. Lo respeto como atleta. Es uno de los más grandes y será sangre, sudor y lágrimas para poder vencer”, señaló “Money”.

Luego llegó el momento del careo que fue apacible. Solamente McGregor pareció encenderlo cuando se quitó sus lentes de sol para poder mirar con mayor firmeza a Mayweather. Finalmente ensayó una pose de las artes marciales y se permitió bromear. “Esta es mierda al estilo Bruce Lee”.

Sobre el final, cuando Mayweather posó con el cinturón realizado por el CMB alguien con acento británico le pidió que se lo entregara a McGregor. Mayweather se sintió ofendido y se acercó hacia el sector de asientos y desde el escenario le dijo: “me acerco porque quiero verte el rostro al decirte esto. Hace 21 años que quieren verme perder. El sábado vamos a ver si repites lo mismo. Toma nota de lo que digo”, apuntó señalando a su interlocutor.

Y así se retiró por el lado izquierdo del escenario, mientras que su rival lo había hecho por el derecho. Desde su entorno alguien le recordó al desafiante miembro de la audiencia que recordarían su rostro.

Fue el momento más altisonante, aunque ya no había muchas cámaras para tomarlo. Había sido una escena calma la de la conferencia de prensa. Pero el viernes en el pesaje todo puede mutar. De las dos personalidades más excéntricas del mundo de los deportes de combate se puede esperar cualquier cosa.